Tratamiento de rastreles

Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Compartir esta página

Rastreles de madera, soportes de láminas de parqués y de terrazas de madera

Los rastreles son piezas de madera de pequeña sección (85 x 8 mm) fijados perpendicularmente sobre las viguetas para soportar las láminas de un parqué o sobre tacos en caso de láminas de madera de las terrazas. Según la especie de madera y el uso en interiores o exteriores de los rastreles, se aplicará un tratamiento específico y adecuado a la madera para dotar a los rastreles de las propiedades suficientes para resistir  de forma eficaz y duradera a los insectos xilófagos (insectos de larvas xilófagas y termitas) y a los hongos lignívoros.

Tratamiento de rastreles para uso en interiores

En interiores, el tratamiento de los rastreles en especies de madera de duración conferida, se hace mediante aplicación de superficie. En esta situación (protegidos, poco o nada sometidos a la humedad), los rastreles deben poder justificar un nivel de rendimiento equivalente a la clase 2.

Generalmente el tratamiento se aplica por remojo o aspersión. Lo más a menudo se trata de un tratamiento que, una vez en la madera, formará una barrera eficaz para prevenir en el contacto en superficie, los ataques de termitas y la puesta de larvas xilófagas y el desarrollo de hongos lignívoros.

Tratamiento de rastreles para uso en exteriores

Los rastreles de madera en exteriores están expuestos continuamente a la intemperie o están protegidos pero sometidos a la humedad. Normalmente sin contacto con el suelo, colocados sobre tacos, los rastreles de madera deben justificar un nivel de rendimiento equivalente a la clase 3B/4. Para poder utilizar especies de madera no duraderas de forma natural, se aplica un tratamiento para madera, con propiedades insecticidas y fungicidas por impregnación para resistir a los insectos xilófagos (larvas de capricornios, lyctus y carcoma, y a las termitas) y a los hongos, llamados de podredumbre seca o fibrosa. Se aplica al pasar la madera por un autoclave (doble vacío o vacío y presión).